Páginas

lunes, 29 de febrero de 2016

Trail do Castelo 2016

Tras los parones y los bajones es complicado volver al ruedo. En esos momentos es fundamental que te pique el gusanillo de hacer algo (no necesariamente una carrera), o que algún amigo te tire del aire para ver si arrancas. En este caso un par de amiguetes iban a ir al Trail do Castelo, 1ª prueba del Quiroga Trail Challenge, y me animaron a apuntarme. Había escuchado que la prueba es durilla, y además ellos se anotaban a la intermedia, así que allla fui: para el ultra no estaba, pero intentaría el trail.

Tiramos para Quiroga los tres AV, SM y yo (porque el gran FA al final fue por otro lado), para llegar el viernes con tiempo de ver el ambiente y cenar tranquilos. La maleta iba cargada de ropa porque las condiciones meteorológicas estaban de lluvia y nieve, pero aún así al levantarnos teníamos la misma duda los tres: ¿qué llevar puesto? Toda la noche había llovido, pero parecía que despejaba; la parte alta estaba con bastante nieve, pero en la baja seguro que sobraban capas. Personalmente no me compliqué la vida: a los ritmos percherones en los que yo me muevo, llevar un kilo más o menos en la mochila no marca diferencias. Así que mejor que sobre a que falte.