Páginas

viernes, 20 de abril de 2012

GMTA'12 #4: Serra do Galiñeiro

El pasado domingo tuvimos otra más del Galicia Máxica Trail, esta vez repetíamos en el monte que todos conocemos como "el Gali", en una semana borrascosa (no sólo en lo meteorológico), y coincidiendo con el derbi Celta-Depor.

La organización estuvo como siempre: en general bien, aunque con algunas cosillas que mejorar. Y salvo un trocito que cambiaron en la parte final (y que le daba más desnivel al asunto), el recorrido creo que era el mismo del año pasado.

Es decir, consistía en salir y subir un buen rato. Un par de caminos entre árboles, una zona más pelada y con más pendiente, y un poquito de bajada, para estirar la cosa, y en 20min ya estábamos en el primer avituallamiento, cerca del merendero. Yo debí salir demasiado fuerte para mi nivel, porque ya me notaba medio petao.

Al ratito empezaba la zona rocosa, el "Zegama gallego", primero subiendo hacia las escuelas de escalada, y después cresteando por la cumbre del vértice geodésico, la caseta forestal, y otra elevación más por la que hacíamos casi un bucle. Por momentos había que usar las manos, además de apretar las garras de los pies, pues algunas lajas estaban un poco resbaladizas, y eso que la lluvia estaba aguantando.

La segunda mitad es más rodadora, sobre todo el tramo que discurre al lado del encoro de Zamáns y de la autopista. Yo quería ir a ritmo, pero no había muchas fuerzas. Y las pocas que había las guardaba para las subidas del final, como la pista esa que no tiene surcos sino grietas glaciares, incluso cráteres, o como la cuestita esa que nos regalaron después, corta pero intensa.

En un rato se llegaba al área recreativa y ya era todo para abajo, o casi, y fácil. Lo malo fue que las nubes no se contuvieron más y empezaron a descargar, y con fuerza. A mi sólo me pilló los 4 o 5 minutos finales, pero los que venían por detrás debieron chupar una buena mojadura (y sufrir más resbalones).

Resumiendo, otra carrerilla más para la saca (21km, 1200Da+, 2:26), y otra mañana más pasándolo bien en el monte (aunque sufrí un poquillo la primera hora, y después no fue para tanto). Lo malo del día fue que de regreso no pudimos tomar la mítica hamburguesa de avestruz en Redondela porque estaba cerrado. Pero volveremos... tanto al "Gali" como a la hamburguesería.

Fotos: web de GMTA y álbumes de Kiko y de Blas (por Rakel).

sábado, 14 de abril de 2012

Runmería II: as cabezas de Armenteira

Unos meses después de la primera RUNMERÍA (la de Amil), y tras unos días haciendo senderismo en el Xurés, esta semana he visitado una de las fiestas religiosas más multitudinarias de esta zona: la de la Virgen de las Cabezas de Armenteira.

Esta romería se celebra todos los lunes de Pascua en el Monasterio de Armenteira (Meis), situado en las laderas del monte Castrove, y a ella acuden unos 20000 fieles/no-tan-fieles (1000 según el gobierno), muchos de ellos caminando desde distintos pueblos por la carretera, por el monte, y por las rutas marcadas en el entorno del monasterio (que algún día reseñaré). Y, como no, yo fui uno más de los que corrió a expresar su "devoción".

Quería llegar allí sobre las 12, pues había quedado con gente, así que no salí muy temprano de casa. Calenté bajando por Pontevedra hacia la junquera de Alba. Ahí ya cogí caminos para ir hasta Campañó por San Cayetano (en la carretera de Vilagarcía).

Lo planeado era coger en el hipódromo la pista ancha que sube directa, y así hice, pero cuando llevaba un rato me aburrí, o me agobié por llevar el sol en la chepa, y tiré por un cortafuegos que sube recto y a chuzo (obviamente, ahí tocó caminar unos minutos). Éste me dejó en el CF-102 que rodea el monte Castrove, vuelta a correr, y en un ratito de pista más llegué a las conocidas en esta zona como antenas de la Escusa... ¡mis favoritas!

Desde allí casi todo era ya descender y llanear. Quedaba bajar hacia el CF, tirar hacia el curro, después bordear el campo de golf, y ir buscando la pista del petoglifo, y enfilar ya hacia el monasterio. En este último tramo se encuentra el cruceiro que recuerda la leyenda de San Ero, que habla de la belleza del lugar (para quien gusta del monte, claro).

En las zonas cercanas ya iba encontrándome gente, y eso que pillaba casi siempre caminos y no pistas, pero cuando llegué a las proximidades del monasterio flipé: ¡qué de peña! No sólo no se podía correr, sino casi ni caminar. Me puse en modo turisteo, y tuve que hacer los últimos 300m apretujado entre la gente (aquello parecían las rebajas), hasta que pude cumplir el ritual, tocar la pared y dejar "mi ofrenda".


No tengo perfil ni datos fiables porque hace unos días rompí el reloj (sniff; tendré que comprar otro), pero fueron aproximadamente unos 23km y unos 600Da+, tardé 2:18:50, casi todo monte, hizo buen día, y me lo pasé bien, así que contento.
 
Después, paseo en compañía por los puestos. Destacaría los típicos: los de exvotos, los de oficios,... y los de comida (había pan y empanadas, dulces, embutidos y quesos, pulpeiras, rosquilleiras, etc.), en los que algo cayó, claro; eso sí, no me gustó que ocasiones aquello parecía una feria, perdiendo parte del interés y valor tradicional.

PD: no sé si habrá post al respecto, pero la visita de Semana Santa al Xurés dejó algún proyecto en mente.

Foto mosteiro tomada de Sobre Galicia.