Páginas

martes, 13 de marzo de 2012

Paseos y agridulce GMTA'12 #3: KV do Courel

Este fin de semana anduvimos de paseo. Aprovechando que nos acercábamos al Courel y que, además de tiempo, teníamos pendiente un bono para una casa de turismo rural, RL y yo nos fuimos a dar una vuelta por la provincia de Lugo.

El viernes y la mañana del sábado estuvimos en el sur de la Terra Chá. Visitamos Vilalba, y nos alojamos en la habitación Gaudí del bonito Pazo de Verdes, a unos 500m de la interesante Laguna de Cospeito, por cuyas rutas dimos unos tranquilos paseos mañaneros.

El sábado por la tarde, previa comida en Sarria, nos fuimos a Folgoso do Courel, para la 3ª prueba del GMTA, aunque podíamos haber dejado la recogida del chip para el día siguiente, pues no hicimos mucho allí, y por la charla técnica no valió mucho la pena esperar, la verdad. Además a mi me cogió el frío, como pude comprobar cuando bajamos a dormir al albergue de Quiroga (menudo contraste con la noche anterior), y empezó a dolerme la garganta y la barriga.
Al día siguiente volvimos a Folgoso ya para la carrera. Era la primera vez que se disputaba un kilómetro vertical en Galicia, y la mayor parte de los que allí estábamos éramos novatos en el asunto. Y además el recorrido asustaba, pues la parte que se veía desde abajo parecía muy dura. Y el Pía Paxaro se veía muy alto: sólo a 4.5km de distancia, pero 1000m más arriba.

Yo no las tenía todas conmigo: no me encontraba bien, subir no es lo mío (más bien lo contrario), no conocía el recorrido,... Vamos, que no sabía qué hacer. Al final decidi ir con bastones y salir muy despacio y reservón (para asegurarme de no petar).

Cuando llegó mi hora de salida, pues era individual en plan contrarreloj, salí tranqui y dispuesto a caminar cuando la cosa se pusiera brava... lo que pasó en breve. El tramo inicial era muy empinado, con trozos de pizarra en el suelo, y zonas húmedas y resbaladizas. Me lo tomé con calma. La siguiente zona era en una sucesión cortafuegos-pista-cortafuegos, en la que se podía trotar y por momentos correr, pero yo seguía reservando. Después se subía otro cortafuegos, una bajada de 100m (la única que había), y otro cortafuegos recto que te llevaba... ¡hasta el Pía Paxaro! Fue cuando me di cuenta de que esto se acababa y yo aún no había "forzado". Así, apreté un poco más en ese tramo final, pero la reacción ya llegaba tarde: fin del cortafuegos, unos metros rápidos, y ya se coronaba.

Mientras bajaba, corriendo, obviamente, tenía una sensación extraña. No sabía si estar triste por no haberme vaciado y por haber hecho un mal tiempo, o contento por acabar sin ningún problema y tirando con fuerzas los últimos metros (no iba "sobrado", pero por la tarde no estaba ni cansado, y el lunes entrené con normalidad). El caso es que hice 1:03:23, y podía haber hecho mucho menos.

En cuanto a la organizaçao, sigue siendo buena (circuito bien marcado, innovación en el cronometraje, merendola final,...), pero cada vez parecen menos serios: anunciaron varias cosas que después no hubo (pantalla de tiempos en la salida, sorteo de regalos,...), publicaron una lista de salidas que después se cambió, y alguna otra cosilla que se podría objetar.


Fotos: álbumes y web de GMTA y de Marco Nair.

martes, 6 de marzo de 2012

Trail Vive Bembrive

Como este finde no había nada especial que hacer, me acerqué hasta Vigo para correr en el primer Trail Vive Bembrive. Y me llevé una grata sorpresa.

Por un lado me sorprendió la carrereta en sí. Fue un recorrido bastante bonito (y eso que la meteorología no ayudó), con zonas variadas, poco asfalto, corto y asequible, pues sólo había dos pequeños pasos técnicos. Eso sí, parecía llevadero, y se hizo más rompepiernas de lo previsto.

Salíamos unos 130 del local de la asociación en dirección a la iglesia, para entrar en una zona de fincas en donde se fue estirando el pelotón. Un rato después cruzábamos una carretera, y llegábamos al monte. Mientras subíamos, cogiendo trozos de la ruta de senderismo del río Eifonso, disfrutamos de resbaladizos pasos por muíños, cruces de riachuelos, zonas con piedras, caminos haciendo reviravoltas por el monte, algún trocito de pista,... Así, poco a poco, y sin muchas ganas de sufrir por mi parte, llegamos a la zona alta, cerca del CUVI, en la que no pudimos disfrutar de las vistas por culpa de la niebla (que también le daba su encanto)

Nos habían advertido sobre la bajada, pero la verdad es que no tenía nada. Al principio algo de pendiente, pero fácil, y luego alternaba tramos de bajada con pequeños llanos y repechitos. Tras el bucle por unos senderos chulos, volvimos al recorrido que ya habíamos hecho antes, es decir, otra vez la ruta del río (con zonas de escalones), el tramo de fincas, y la meta. Al final hacían falta fuerzas, y yo no andaba con muchas, así que me doy por satisfecho con acabar los 14km (540Da+), en 1:17:50, y habérmelo pasado bien.

Por otro lado, me gustó la organización. Sería su primer trail, pero se nota que esta gente está acostumbrada a organizar cosillas. Disponen de un local con todos los servicios (cafetería, duchas, auditorio,...), pero es que además el trato del personal fue muy bueno, hubo un "pinchito" que fue casi una comida, tenían voluntarios señalando los cruces, el recorrido estaba bien marcado,....

Por cierto, me gustó el tema de los cartelitos que indicaban "muíño de tal", "poblado medieval", etc., pues, aunque en la carrera no te pares a contemplarlos, sirven para dar a conocer aspectos que pasarían inadvertidos. Está bien saber por dónde pasas, y que despierten tu curiosidad. De hecho, a raíz de esta carrera, a la que es difícil ponerle peros, dejo pendiente una visita reposada a la zona para entrenar, dar un paseo en grupo y sacar fotillos.

 

PD: visita la crónica en fotos hecha por la gente de la SCDR Helios.

Fotos: gracias a Safardatxo y scdr_helios, publicadas en CeG.